Saltar al contenido
Prismaticos360

Qué prismáticos comprar, guía para que elijas con criterio

Qué prismáticos comprar, guía para que elijas con criterio
4.6 (92.88%) 163 votos

Los prismáticos y todo su mundo, esta es nuestra mayor afición. Creamos este blog para darte toda la información necesaria para que puedas elegir y comprar justo los binoculares que precisas, desde los más baratos hasta los más caros, potentes y sofisticados.

Guía de compra para no equivocarse

Seguro que queremos los mejores prismáticos, al menos los mejores que atiendan a nuestras necesidades específicas y te preguntarás cómo elegir de la forma más acertada. Al igual que sucede cuando compramos cualquier cosa, lo primero que hemos de preguntarnos cuando vamos a comprar prismáticos es para qué vamos a utilizarlos. Esto nos hará decidirnos por unos u otros y evitaremos en gran medida equivocarnos o guiarnos por opiniones poco fundamentadas.

Para poder responder a esta cuestión con criterio, es necesario tener ciertos conocimientos técnicos y eso es precisamente lo que vamos a tratar de facilitar en este blog: que acabes por comprar los más adecuados para el uso que vas a hacer de ellos y no termines arrepintiéndote de haber adquirido algo que, en realidad, no era lo que necesitabas.

Prismaticos para naturaleza de buena calidad.
Unos prismáticos de calidad son imprescindibles en puestos de observación como este de control de incendios.

Prismáticos, cómo comprar con acierto

La pregunta del millón: qué prismáticos comprar, cómo elegir los mejores prismáticos calidad precio, ¿cómo saber si son buenos?. Hemos de tener presente que, en los binoculares, las lentes objetivas más grandes permiten que penetre más luz, produciendo así una imagen más brillante y colorida. Pero lo ideal es encontrar un equilibrio entre prestaciones y comodidad en el transporte.

Los objetivos de 42 mm se consideran de tamaño completo y proporcionan, incluso en los días en los que las nubes ocultan el Sol, imágenes más que decentes.

A la hora de comprar prismáticos, tienes que sumarle que su tamaño que no haga que tu cuello se resienta tras llevarlos varias horas de uso. Esto los convierte en el tamaño más generalizado, muy utilizados, por ejemplo, por los observadores de la naturaleza.

Si estás buscando algo más ligero aún, un modelo más barato y que puedas llevar casi siempre a mano, tu elección podría pasar por un modelo compacto. Hablamos de prismáticos de 25mm y de los de lente objetiva de 32mm. Por supuesto tienen sus desventajas: captan menos cantidad de luz.

¿Ver el cielo nocturno?

Si lo tuyo es la observación astronómica, piensa antes de comprar binoculares que lo que más te interesa es que capten toda la luz posible. Hay opiniones que defienden la conveniencia de objetivos de 63 mm, aunque unos 8×50 te van a aportar una serie de ventajas sobre ese tipo de prismáticos. En condiciones normales, esta configuración es la que recomendamos. No sólo tendrás unos prismáticos para observar el cielo y sus estrellas, sino que podrás darles uso en cualquier situación. Sín lugar a dudas, 8×50 es garantía de elegir bien en el 90% de las ocasiones.

Objetivos tan gigantes como el que citábamos hace un momento tienen muchas desventajas. A no ser que quieras unos prismáticos gigantes porque necesitas de ese tipo de configuración, lo lógico es que apuestes por objetivos de 50mm, que ya tienen la luminosidad suficiente como para poder disfrutar del cielo.

Pero no hemos hecho más que empezar. Como te decíamos en título de este epígrafe, son cuestiones generales. Si estás pensando en qué binoculares comprar, continúa leyendo. En esta guía de prismáticos contarás con toda la información necesaria para dar justo en la diana. Y no te olvides que los mejores prismáticos del mundo para ti son los que cubran tus expectativas.

Tipos según su uso

Este blog lo actualizamos constantemente. Ya estamos preparando nuevas categorías en la que los binoculares se clasifiquen según para qué los vayamos a utilizar. Seguiremos introduciendo nuevos tipos con regularidad, hasta que completemos todo (o casi todo) el abanico de prismáticos que se pueden comprar en función de la actividad para la que vayamos a emplearlos.

Todos los detalles técnicos y las recomendaciones que damos en la portada de este blog (es decir, donde te encuentras ahora) son de tipo general y válidos para cualquier par de gemelos que usemos. Ahora bien, en cada categoría esa información está orientada exclusivamente para ese uso en concreto y todas las recomendaciones y especificaciones técnicas son mucho más específicas. En estos momentos, éstos son los tipos que puedes ver:

  1. Binoculares de visión nocturna
  2. Prismáticos para observaciones de ornitología (birdwatching)
  3. Prismáticos astronómicos
  4. Binoculares con telémetro
  5. Monoculares
  6. Para niños
  7. Un glosario de toda la terminología que se utiliza en el mundo de los gemelos, largavistas, prismáticos, monoculares…

Prismáticos y binoculares: sus partes

Si quieres comprar prismáticos, esta parte del artículo te va a enseñar cosas que te conviene saber para conseguir una buena elección. No obstante, si necesitas entrar más en profundidad en términos más técnicos o concretos, hemos preparado un diccionario, un glosario de terminología específica sobre binoculares y monoculares. Por orden alfabético, definimos cuestiones muy específicas de una forma sencilla y breve.

De forma estricta, hablamos de un par de telescopios unidos con bisagras en el centro para que se puedan ajustar a la separación que hay entre tus ojos de forma correcta. Cada una de esas dos partes gemelas está compuesta por tres piezas imprescindibles: el objetivo, el ocular y los prismas. Hablamos un poco sobre ellos.

Partes exteriores de unos prismaticos.
Partes externas de unos binoculares. En el ejemplo son prismáticos de techo, pero es extensible para los de porro.

La lente objetiva

Para ser lo más claros y gráficos posible, digamos que la lente objetiva es la lente más cercana al objeto observado (es decir, la más alejada de nuestros ojos). Su trabajo es fundamental y consiste nada menos que en reunir y enfocar la luz presente allá donde miremos. Además, una lente de diámetro mayor mejorará el color y el detalle de lo que estemos observando.

En este sentido, ¿serán más luminosos unos prismáticos con una lente de 50mm que otros de 42mm? En principio, sí, aunque hay un factor imprescindible para poder contestar a esta pregunta con rigor y comprar con criterio: la calidad de las lentes.

Los oculares

Por los oculares miramos, esto es, es la lente al lado de nuestros ojos. La función de los oculares es magnificar la imagen, hacerla más grande, acercarla a nosotros. El grado aumento lo determina la distancia focal, que no es más que la distancia que existe entre el ocular y el punto focal, o la imagen creada por el objetivo.

Alivio ocular

Distancia que media entre los oculares y los ojos cuando (esto es clave) podemos ver todo el campo de visión. Un buen alivio ocular mejora considerablemente la comodidad de visión gracias a que consiguen mantener los prismáticos a una distancia prudencial de los ojos. En el caso de que el usuario de los largavistas use gafas, es especialmente importante que lo tenga en cuenta al comprar.

Los prismas

La diferencia fundamental entre unos prismáticos y un telescopio es el uso de prismas que giran y voltean la imagen que contemplamos a través de los oculares. El primer prisma voltea la imagen y el segundo la gira. Gracias ellos, lo observado por los binoculares se ve correctamente.

Comprar prismáticos según la estructura de sus prismas: de porro y de techo

Como elegir unos binoculares de techo.
Así son unos prismáticos de techo por dentro. Se aprecia con claridad cómo están situados los prismas.

Esta división no tiene nada que ver con los aumentos de los binoculares ni con que sean más antiguos o modernos o con su precio (dentro de los dos tipos los hay baratos y caros), sino con la forma de construcción, de cómo están construidos, como veremos a continuación.

No son ni mejores ni peores por pertenecer a una u otra clase, en ambos casos, podemos encontrar prismáticos potentes y muy buenos. Tanto en una clase como en la otra hay prismáticos buenos y a precios razonables.

De porro

El comienzo de la Historia de los prismáticos podemos fecharla en el siglo XVII, aunque en sus inicios no podían ampliar mucho la imagen y su campo de visión era muy estrecho. La gran revolución tuvo lugar en el siglo XIX, cuando el italiano Ignacio Porro introdujo los prismas, éstas son algunas de sus características:

  1. El flujo de luz recorre un camino más complejo que en los de techo.
  2. Cuando se combinaron dos prismas se consiguió un enorme aumento de la distancia focal en relación con lo que existía hasta el momento.
  3. Son más voluminosos que los de techo.
  4. Actualmente, tienen una ventaja en su fabricación. Requieren unos controles menos estrictos para su producción. Al final eso se traduce en que su fabricación es más sencilla y, por lo tanto, son más baratos. También es cierto quela diferencia de precio entre los tipos cada vez es menor.

De techo (o tejado)

  1. Aparecen medio siglo después de la introducción de los prismas.
  2. La imagen discurre por un barril recto desde la entrada por la lente objetiva hasta la salida por el ocular.
  3. En los comienzos, su producción era más complicada y costosa que los de porro. Su reducido tamaño requería un pulido y esmerilado muy cuidadoso.
  4. Las superficies plateadas eran de obligada utilización. Así no se reducía tanto la cantidad de luz que llegaba al ocular. Actualmente, gracias a los modernos recubrimientos de corrección de fase, esto no supone un problema.
  5. Son más compactos.
  6. Su montura suele estar más protegida.
Infografia sobre como funcionen los prismas de porro y techo.
Cual es el recorrido del haz de luz en los binoculares de porro y techo. Infografía.

Cabría también citar los prismáticos Galileanos, utilizados para espectáculos y, en especial para la ópera y el teatro. Pequeños y compactos, su ampliación suele ser 3x y, en ciertos modelos 5x.

Viaje de la luz dentro de los prismas

Veamos más al detalle con estas ilustraciones cual es el recorrido que hace la luz desde que llega a los prismas hasta que sale de ellos camino a nuestros ojos.

Recorrido en los prismáticos de porro
Recorrido de la luz en los prismas de los prismáticos de porro.
Prismas en los prismáticos de porro, como recorre la luz sus prismas.
Recorrido en los prismáticos de techo o tejado
Cómo funcionan los prismas de techo en binoculares.
Así atraviesa la luz los prismas de los prismáticos de techo.

Materiales utilizados en la producción de prismas

Hablamos principalmente de dos:

  1. -Vidrio BK-7 (borosilicato)
  2. -Vidrio BaK-4 (corona de bario)

En los binoculares, en general, los vidrios BaK-4 se prefieren a los BK-7 por su mayor índice de refracción y ofrecer visionados más definidos y brillantes.

Prismas BK-7 y BAK-4.
En los prismas BK-7 se aprecia por los oculares su característica forma de rombo , mientras que en los BAK-4 es circular.

Prismáticos con prismas BAK-4

No recomendamos la compra de binoculares contruidos con prismas BK-7. Es una manera de arrepentirse con el tiempo de no haber optado por unos BAK-4. Por eso te sugerimos que te inlcines siempre por unos buenos prismas, que son los que llevan la selección de prismáticos que puedes comprar por precios más que ajustados.

¿Cuáles son los mejores prismáticos? La calidad óptica

Puede que sea el factor clave a la hora de comprar binoculares. Es la forma de referirse y describir el recubrimiento de lente, montaje, y el tipo de vidrio utilizado para su fabricación. Casi nada. Los mejores prismáticos se caracterizan por tener una excelente calidad óptica.

Estamos hablando de los factores que más afectarán a la calidad de imagen y el brillo. O, dicho de otra manera, es lo que diferencia un buen par de otros de gama media o baja, por lo que esta información nos va a dar pistas fundamentales sobre su calidad.

Aunque es un tema muy extenso y técnico (hay libros enteros que tratan sobre ello), podríamos resumirlo de la siguiente manera: al penetrar la luz en la óptica de los binoculares, ésta necesita enfocarse en una imagen con una pérdida mínima para obtener una imagen lo más brillante y nítida posible.

A medida que el espectro de colores de la luz atraviesa las lentes, adopta ángulos ligeramente diferentes, y esto produce una aberración cromática.

Cada lente de los prismáticos posee diferentes tipos de vidrio, formas y diseños mediante los que se obtienen los colores básicos para conseguir un correcto enfoque en un punto determinado. Si la luz no ha sido corregida convenientemente, el resultado serán imágenes poco nítidas en nuestros binoculares, con colores turbios y distorsiones.

¿Quieres comprar prismáticos con distorsiones? Seguro que no.

Actualmente, las marcas emplean vidrios muy densos y minerales (como la fluorita, por ejemplo) para limitar que las ondas de luz se angulen. Las ondas que se escapan a estas medidas de corrección son conocidas como aberraciones. Otras tipos de aberraciones son la esférica, el astigmatismo y el coma.

Visión con prismáticos de buitres volando.
Vista con prismáticos de 2 ejemplares de buitre en pleno vuelo. La imagen se consiguió acoplando los binoculares a una cámara.

Recubrimientos ópticos en prismáticos

Un factor fundamental a la hora de decantarnos por unos u otros binoculares si lo que buscamos es calidad. Unos buenos recubrimientos marcan la diferencia (y el precio), por eso es tan importante conocer los tipos que existen para saber qué prismáticos comprar. Entendamos primero cómo funciona la luz al entrar en nuestros gemelos y veamos después los distintos recubrimientos que existen y cómo podemos identificarlos por su denominación oficial.

Pensemos que al entrar la luz “se golpea” con una superficie de vidrio que puede restarle hasta un 5%. Es decir, la luz va “quedándose por el camino”. Es lo que se conoce como luz perdida por dispersión. Suena mal, ¿verdad?

Pero ahora viene la buena noticia, si vas a comprar prismáticos actualmente. Con los avances tecnológicos en el campo de la óptica, los recubrimientos que se utilizan hoy en día reducen esa pérdida hasta menos de un 0,25%.

Los recubrimientos de los prismas encarecen el producto, a mayor calidad del recubrimiento, mayor precio del producto. Piensa que su grosor no va más allá de unas millonésimas de centímetro y, además, debe ser absolutamente uniforme. Esto requiere de una tecnología muy avanzada para fabricar prismáticos baratos y con calidades aceptables.

Denominaciones oficiales en los recubrimientos

En las características técnicas de los binoculares encontrarás unas denominaciones que te estarán describiendo qué tipo de recubrimientos se han aplicado a los binoculares. Fíjate en ello. Esto es lo que debes saber:

  • Fully Multi Coated (FMC):  Presente en los mejores binoculares. Ofrecen una transmisión del 90 al 95%, lo que significa que prácticamente la pérdida es cero. Devuelven una imagen muy contrastada y luminosa. Múltiples recubrimientos en todas las superficies de las lentes. Las lentes totalmente multicapa están presentes en las ópticas de gama alta.
  • Multi Coated (MC): Un paso más abajo. Tratamiento con varias capas de un compuesto químico y las demás con fluoruro de magnesio.
  • Fully Coated (FC): Al menos disponen de una fina capa antirreflejos en ambos lados del sistema de lentes objetivas, en ambos lados del sistema de lentes oculares y en el lado más largo del prisma. No son los mejores, sin duda, pero sus precios son muy atractivos y están bien para iniciarse.
  • Coated (C): Utilizado en prismáticos baratos. Según nuestro criterio, desaconsejamos los binoculares de esta clase. Están recubiertos de una finísima capa antirreflejos en una o más de las superficies de la lente. En la mayor parte de los casos suele ser de fluorita de magnesio.

¿Qué significa las numeraciones como 8 x 50 ó 10 x 54?

Que son los aumentos en los prismaticos o binoculares.
Diferencia entre unos prismáticos de aumentos de 10x y de 7x.

Si no lo sabes, te va a resultar mucho más sencillo de lo que imaginas comprar los mejores prismáticos para ti. Vas a comprender rápido su funcionamiento y te van a dar pistas fundamentales para que sepas qué prismáticos has de comprar. Pongamos el ejemplo unos estándar de 8 x 50. Es válido para cualquier par de binoculares, desde los más sencillos hasta los digitales más avanzados. Verás, es tan fácil como esto:

  • El primer número (8, en el ejemplo) se refiere a la ampliación, para saber el alcance de su magnificación. Con un 10x ampliarás 10 veces lo que observes. Un número mayor indicará prismáticos más potentes, preparados para acercar largas distancias.
  • El segundo número (50 en nuestro caso) se refiere al tamaño del objetivo y su diámetro se muestra en milímetros. Ya apuntamos antes que los objetivos grandes son más luminosos y aportan más definición y mayor viveza en los colores porque, esencialmente, dejan entrar más luz.
Binoculares 8x50mm.
Prismáticos 8×50: ampliación de 8 aumentos y lente objetiva de 50 milímetros.

Hay compradores no expertos que se deciden por factores de ampliación muy grandes. La razón es pensar que los mejores prismáticos son los que más amplían las cosas… cuanto más, mejor. Pero cuidado, porque cuanto mayor sea ese numero de magnificación, más difícil será también estabilizar la imagen en los prismáticos. Ya no digamos si no se tiene muy buen pulso.

Bien es cierto que existen modelos con estabilizadores que cumplen muy bien con su función. Como de costumbre, es cuestión de precio.

Para las grandes ampliaciones es recomendable contar con un trípode. Así se impedirá que el prismático se mueva y la imagen tiemble. La ampliación también afecta a la profundidad de campo, su campo de visión y al brillo general de la imagen.

Una última cosa en cuestión de aumentos en binoculares: cuanto mayor sea, menor será el ángulo de visón que veamos, es decir, el campo de visión será más estrecho. Una cuestión que también debe tenerse en cuenta.

El enfoque

No es un asunto menor en el funcionamiento de cualquier par de gemelos. Sopésalo antes de comprar tus prismáticos. La suavidad con que gire la rueda que enfoca la imagen nos permitirá un ajuste más fino y, como consecuencia, más nítido.

En los binoculares de gama baja es habitual que esta rueda se muestre dura y avance de forma brusca. En los mejores prismáticos esto no sucede.

El dedo índice debe situarse sobre la rueda focal al mismo tiempo que miramos por los binoculares. Su movimiento debe ser suave y uniforme. Hay que huir de cualquier irregularidad, holgura y rigidez en su desplazamiento.

Si nuestra observación se trata de objetos en movimiento, esto es aún más importante.

A modo de curiosidad, citamos también los que se denominan “sin enfoque o de enfoque fijo”. ¿Y esto cómo es posible? Bueno, tiene su truco, como es normal. Se establece un punto de enfoque mínimo que suele ir desde unos 12 metros hasta infinito. Un buen ejemplo, a un precio más que razonable, son Bushnell 8x32mm, que puedes comprar en Amazon.

Muy recomendados para escenas de acción. El usuario no tiene que interactuar en ningún momento con la rueda de enfoque y se puede centrar exclusivamente en lo que está observando. un ejemplo serían las carreras de caballos.

Probablemente te estés diciendo: éstos son los que quiero comprar, porque raramente observo con mis gemelos algo que esté a menos de 12 metros. Tenemos una mala noticia para ti: son de aumento muy pobre, normalmente por debajo de una magnificación de 7x.

Toda ventaja conlleva un inconveniente. Y, por otra parte, suprimen la posibilidad del enfoque fino.

Prismaticos de viaje.
Los binoculares de pequeño tamaño son nuestros mejores aliados para viajar y hacer turismo.

Prismáticos, profundidad de campo

Al enfocar un objeto o un sujeto con los binoculares, hay una zona detrás y delante de él que permanece enfocada. Es lo que se denomina profundidad de campo. Tiene la cualidad de aumentar con la distancia a la que se encuentre lo que enfocamos.

La profundidad de campo es mayor si enfocamos algo a 300 metros que si lo hacemos a 50. Por otra parte, cuanto mayor sea el aumento, más disminuirá.

Campo de visión y ángulo de visión

Cuestión de primer orden para comprar prismáticos con acierto. Hablamos del mismo concepto, con el matiz de que el campo de visión se expresa en metros y el ángulo de visión, como su propio nombre indica, en ángulos.

Dicho de una manera sencilla, el primero es el diámetro o el ancho en metros de lo que vemos y el segundo es lo mismo expresado en grados.

Si un fabricante especifica que el campo de visión de uno de sus modelos es de 150 metros, nos estará queriendo decir que, mirando algo situado a 1 kilómetro de distancia, la anchura de lo percibido por nuestros ojos será de 150 metros.

El campo de visión disminuye a medida que se incrementa el aumento. Tienen una relación inversa: prismáticos potentes, menor campo de visión. Seguir el movimiento de un buitre con 10x es más difícil que con 8x.

También hay que considerar que lo observado destaca mejor cuando trabajamos con una mayor magnificación en nuestros largavistas.

Cabe mencionar que el ocular también puede proporcionar un campo de visión más amplio. Nos referimos a modelos de grandes angulares. Son más pesados y hay que prestar especial atención en la compra, pues los modelos baratos distorsionan mucho las imágenes.

Cómo comprar los mejores prismáticos

Todo lo que hemos expuesto anteriormente son cuestiones que te habrán hecho entender mucho mejor el funcionamiento de los binoculares. Posiblemente hayas aprendido cosas que ya te harán tener una buena base para comprar prismáticos buenos y en rangos correctos de precio.

Las recomendaciones que aportamos a continuación son muy generales, por eso os recomendamos que accedáis exactamente a la categoría de prismáticos que os interesan y allí encontraréis información mucho más detallada acerca de ese tipo de gemelos o monoculares en concreto.

6 consejos rápidos

Aún así, allá van algunos consejos (insistimos de carácter muy general) a la hora de plantearse qué binoculares comprar.

  • ¿Cuál es el uso que les voy a dar? ¿Para qué voy a utilizar los prismáticos que compre? Ésta es la pregunta más importante que te tienes que hacer y la que determinará todas las demás cuestiones.
  • ¿A qué hora del día tienes pensado utilizarlos? Si los vas a emplear a primera o a última hora del día, entonces te van a interesar unos prismáticos con una buenas salida de pupila y excelente luminosidad relativa. Este último valor numérico se halla con una sencilla fórmula: diámetro del objetivo (en milímetros) dividido entre los aumentos de los prismáticos. Atiende a la siguiente escala:
  • Excelente: Por encima de 6.
  • Buena: Entre 4 y 5.
  • Normal: Valores entre 3,5 y 4.
  • Baja: El número que obtenemos en esa división es inferior a 3,5.
  • ¿Necesito unos prismáticos potentes? Aumento vs campo de visión. En el caso de que tus observaciones se vayan a limitar a una sola cosa estática decántate por los aumentos Si, por el contrario, vas a utilizar tus prismáticos para objetos en movimiento o vas a cambiar mucho el punto de mira, es preferible optar por unos que tengan un buen campo de visión, que es lo mismo que decir que tengan pocos aumentos. Detente a pensarlo antes de comprar tus prismáticos.
  • ¿Recorrerás con ellos largas distancias a pie? Fíjate en el peso de los prismáticos, lo agradecerás a partir del cuarto kilómetro :-). Y elige bien una correa que no te destroce el cuello… o terminarás por comprar otra.
  • ¿Los lugares donde vas a utilizar los binoculares tienen un alto grado de humedad? Si es así, posiblemente tengas que comprar prismáticos impermeables. En caso contrario, puede que la humedad penetre en su interior y termine por estropearlos (puede incluso crear hongos).
  • ¿Vas a utilizarlos con tus gafas puestas? Si este es tu caso, intenta comprar prismáticos con un alivio ocular superior a 15 mm.