Saltar al contenido
Prismaticos360

Prismáticos para observar aves (Birdwatching)

Prismaticos para ver pajaros

Mi lugar preferido para la observación de aves con prismáticos es el Parque Nacional de Monfragüe. Hasta allí acuden aficionados de todo el mundo en busca de una variedad de aves espectacular. Lo normal es que no sólo vayamos con nuestros prismáticos, sino con un buen equipo de fotografía, equipado con teleobjetivos e incluso hay quien lleva telescopios terrestres.

Unos buenos binoculares preparados para ver aves es un compañero, en mi caso, insustituible. Luego ya vendrán las fotos, pero los prismáticos me ayudan a tener un primer contacto con el entorno y una visión más amplia, lo que facilita la ubicación de los ejemplares que después fotografío. De manera que no sería justo recomendar un par de gemelos en concreto para “Birdwatching”, porque todo va a depender de el entorno en el que nos estemos moviendo: si es un bosque frondoso, si son espacios abiertos como playas o marismas, si contamos con lugares protegidos donde podemos pasar mucho tiempo sentados…

Con esto quiero decir que no hay una solución única, no hay una sola recomendación, no puedo decir: estos son los mejores prismáticos para la observación de aves y quedarme tan tranquilo. El objetivo de esta guía es establecer las bases de lo que necesitas en función de tu caso particular y, desde luego, del dinero que tengas pensado invertir en su compra.

Visión con prismáticos de buitres volando.
Vsta con prismaticos de dos ejemplares de buitre en pleno vuelo.

Empecemos hablando de la magnificación.

Prismáticos para aves: aumentos

Generalizando, podríamos decir que prismáticos 7x u 8x son los aumentos que nos van a ser útiles en la mayor parte de las ocasiones. Nos van a servir tanto en bosques frondosos como en zonas despejadas. Bien es cierto que binoculares de 10 aumentos conseguirán mayor grado de acercamiento y, por lo tanto, más detalle del ave. Antes hablaba de Monfragüe. Sin lugar a dudas el ave reina de ese parque es el buitre, que suele tener sus nidos en portillas rocosas. Éste es un caso perfecto para unos binoculares de una ampliación de 10x. Incluso podemos apoyarnos en barandillas de madera y estabilizar la imagen estupendamente.

Sin embargo, por encima de esta potencia de amplificación de imagen, ya precisaremos de trípodes o de prismáticos con estabilizadores de imagen. Otra de las ventajas de utilizar prismáticos 7x u 8x es que las imágenes se nos mostrarán más brillantes y nítidas y, como ya apuntábamos antes, el campo de visión es mayor y, como consecuencia, esto facilita el seguimiento de las aves en vuelo.

Prismáticos para observación de aves con pocos aumentos

Ave a traves de un largavistas mientras pesca.
Hay que tener muchas horas «de vuelo» para poder seguir a un ave en movimiento rápido.

Puede que aún no te hayan convencido las ventajas de tener a mano un buen par de prismáticos 7x u 8x (los largavistas que yo utilizo para ver pájaros son 8×50), así que vamos a enumerar, una a una, algunas de sus ventajas.

  • El campo de visión es más amplio que en magnificaciones superiores.
  • Cuanto más amplio sea el campo de visión, menos probable será que nos volvamos locos buscando con los binoculares el pájaro que hemos localizado a simple vista.
  • Más ligeros y, como consecuencia, más aptos en caminatas (algo habitual en los aficionados al birdwatching)
  • Precios más asequibles
  • Podemos emplear mayor parte del presupuesto en que la calidad óptica sea buena, en lugar de gastarla en aumentos.

Sin embargo, por encima de estos aumentos, nuestros prismáticos birdwatching conllevarán una serie de inconvenientes que podrían hacer que nos arrepintiésemos de comprar lo que en realidad no nos está dando el resultado que esperábamos.

Tienes que pensar que:

  • Vas a tener un campo de visión más estrecho.
  • Menor profundidad de campo
  • Imagen menos estable, propensa a vibraciones.
  • Menor brillo y nitidez.
  • Más pesados (puede que la diferencia no sea mucha, pero tras un día andando por el campo, lo van a notar… sobre todo tu cuello)

Prismáticos de aves, tamaño y peso

Ya que hemos hecho mención al peso de los binoculares, sigamos en esa dirección. Peso y tamaño suelen ser dos variables muy relacionadas (por no decir que lo es en todos los casos) y es algo que puede llegar a ser de suma importancia en ciertas situaciones. Si vas a estar sentado esperando que un búho real llegue a su nido, te va a dar igual su peso, pero si te vas a pasar el día andando, eso ya es otra cosa diferente.

Prismáticos birding, lente objetivo

El tamaño de la lente del objetivo suele ser el que más influye en el peso y tamaño de un par de binoculares. No es algo a despreciar. Si ya hemos hablado de los aumentos y de las ventajas de observar aves utilizando prismáticos de 8x, vamos a centrarnos esta vez en las características de la lente objetivo.

Prismáticos compactos

Provistos de objetivos que suelen estar en el intervalo de 25mm y 28mm. Son binoculares muy ligeros que, por supuesto, vamos a poder transportar con nosotros el tiempo que sea necesario. Apenas vamos a notar que los llevamos encima. Tal vez no sean nuestros prismáticos principales, pero sí los que llevemos con nosotros en cualquier momento. Nunca sabemos cuando se va a presentar la oportunidad de ver un pájaro que nos interesa. Podrías llevar tus binoculares hasta en el bolsillo del abrigo sin apenas darte cuenta de ello.

Por supuesto, este tipo de configuración tiene sus desventajas:

  1. Lentes objetivas pequeñas que recogen poca luz.
  2. Imágenes poco brillantes.
  3. Mala respuesta si las condiciones de luz no son favorables.

Prismáticos de observación de tamaño mediano

Hasta 42mm. Si en el término medio está la virtud, tal vez este tipo de binoculares nos ayude a observar aves con más ventajas que inconvenientes. Personalmente, me parecen aún objetivos pequeños, que cumplen mal su cometido sobre todo en días muy nublados o cuando recorres un bosque cuyos árboles no dejan pasar bien la luz del Sol.

Sin embargo, no son pocos los aficionados a la observación de aves los que prefieren este tipo, en especial está cobrando mucha popularidad los prismáticos 8×32.

Binoculares de entre 42 y 50mm

 Sin duda, son los reyes entre para la observación de aves. A pesar de todo lo dicho anteriormente y haber enumerado las ventajas de los menos pesados, la configuración más habitual de prismáticos para contemplar aves, según mi experiencia, es 8×50 (ya apunté que son los que yo suelo llevar).

Son binoculares luminosos y su factor de ampliación reporta todas las ventajas que ya hemos enumerado. Últimamente, los objetivos de 42mm están teniendo mucho éxito entre los observadores de pájaros. El peso disminuye y la diferencia entre la luminosidad de un 50 y un 42 mm no es mucha.

Éstas son algunas de las ventajas que argumentan sobre los de 42mm:

  1. Ofrecen imágenes con gran luminosidad.
  2. El tamaño de la pupila de salida es de 5,25mm, lo cual está realmente bien.
  3. Relación entre brillo y peso inmejorable.
  4. Buena resolución. Para un aumento 8x un objetivo de 42mm posee una gran resolución y no hay que forzar los ojos para ver correctamente y con gran nitidez.
  5. Son estables.

Los prismáticos se mueven, y las aves también

Qué importante para la observación de pájaros es contar con un enfoque rápido. Si podemos observar un buitre quieto en su nido con toda tranquilidad y sin ni siquiera tener que mover la rueda de enfoque, también tendremos que hacerlo mientras el ave se desplaza volando con su majestuosidad, y entonces agradeceremos que nuestro enfoque sea rápido y responda con precisión.

Si no podemos enfocar rápidamente, nos arriesgamos a perder una vista maravillosa o a identificar un determinado ejemplar… con la rabia que da eso.

La importancia de un buen enfoque en la observación de aves

Un ave vista con unos prismaticos x18 aumentos.
Observación con prismaticos de gran aumento. El fondo aparece desenfocado, el enfoque debe ser muy fino.

¿Qué debemos buscar en una rueda de enfoque en unos prismáticos para aves? Sencillo:

  1. Fácil de alcanzar.
  2. De uso completamente intuitivo.
  3. De giro rápido y suave, sin holguras u otras taras.
  4. Superficie antideslizante.
  5. De buen tamaño (enfoque más preciso).

Si unos binoculares fallan en su rueda de enfoque, ya nos hace sospechar que muy buenos no tienen que ser 🙂

Los mecanismos de enfoque los podemos dividir en cuatro tipos:

  1. Alta relación de transmisión
  2. Media relación de transmisión
  3. Baja relación de transmisión
  4. Enfoque fijo
Alta relación de transmisión

Los prismáticos que poseen este tipo de enfoque pasan del foco cercano al infinito con menos de un giro completo de la rueda o, a lo sumo, con un solo giro. Es decir, necesita menos giro para abarcar todas las distancias. Sin embargo, por contra, el enfoque fino es más complicado, como es de suponer.

Media Relación de transmisión

El arco en el que se mueve la rueda de enfoque de los prismáticos birdwatching está en torno a la vuelta y media y puede llegar a las dos vueltas completas. Enfoque más lento, pero más preciso que el anterior.

Baja relación de transmisión

Más de dos vueltas para abarcar todo el rango de enfoque. Es conveniente cuando, por ejemplo, un jilguero se mueve de rama en rama y necesitamos rectificar con pequeños ajustes constantemente.

Enfoque fijo

Permanecen constantemente enfocados. ¿Por qué? Su profundidad de campo es enorme, los prismáticos sólo necesitan ajustarse a la visión del usuario una sola vez, tras esto estarán siempre en foco, mire donde se mire. Desde luego, ésta es una gran ventaja, pero también tiene su inconveniente: en función de las distancias a las que se encuentren las aves la nitidez no será siempre la deseada.

Prismáticos para observación de aves impermeabilizados

Los observadores de pájaros no salen al campo sólo los días soleados. Desde luego evitarán días de lluvia torrencial, pero no les acobardará una lluvia ligera y, mucho menos, algo de niebla. Por eso es importante la impermeabilización en los prismáticos cuando se trata de salir al campo a ver aves o a cualquier otra tarea de observación.

Si contamos con un par de binoculares completamente sellados, estaremos previniendo que la humedad penetre en ellos y tengamos problemas de empañamiento e incluso de hongos. Además, si el sellado es bueno, también los protegeremos del polvo y de otros agentes que pueden degradar con el paso del tiempo los prismáticos.

Normalmente, se aíslan de la humedad mediante dos sistemas:

  1. Juntas tóricas.
  2. Mediante la purga con argón o nitrógeno (de mejor calidad que la anterior).

Otras secciones que te pueden interesar

En todo este blog hablamos de prismáticos. Es posible que estés buscando otro tipo diferente del que estamos hablando en esta sección. Puedes dirigirte a nuestra portada o a otras secciones, como prismáticos astronómicos, en la que nos centramos en los binoculares para astronomía. Además, disponemos de mucha información a cerca de prismáticos para visión nocturna así como sobre monoculares.

Si estás interesado en echar un vistazo a un glosario sobre prismáticos en los que describimos la terminología más específica de este mundillo, también puedes hacerlo 🙂